El desbordamiento

A veces, escuchamos a padres y madres manifestar su frustración en la relación con sus hijos o hijas adolescentes; “es que no me hace caso”, “es que es tremenda”, “ya no sé qué hacer”, “cuando hablo con él, pasa de mí y me deja con la palabra en la boca”, … Padres, madres y tutores, experimentamos en muchas ocasiones, una sensación de desbordamiento, producida por la falta de respuestas satisfactorias a nuestras demandas, o cuando no se cumplen nuestras expectativas.

¿Qué es la sensación de desbordamiento?

La sensación de desbordamiento, la experimentamos los padres, madres o tutores cuando la relación con los hijos o tutorados adolescentes se vuelve tensa, cuando no conseguimos mantener una conversación sin caer en discusiones y confrontaciones, cuando nos preocupa si todo lo que deseamos para su vida no llegue a donde nos gustaría. Es cuando nos sentimos sobrepasados, nos sentimos frustrados, con todo tipo de pensamientos, situaciones que no sabemos cómo resolver y además nos bombardeamos con juicios sobre nosotros mismos.

Las situaciones que nos llevan a este estado de desbordamiento, son provocados por malos entendidos con nuestros hijo o hijas, porque no conseguimos que se impliquen en las tareas mínimas de casa, por el mal uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales, por los enamoramientos con los amigos y amigas, por las faltas en el colegio, por las pruebas que practican fuera del entorno familiar con alcohol y sustancias, por la confusión entre libertad y libertinaje, … Situaciones que nos colocan entre la espada y la pared, a sentir impotencia e incluso a experimentar estados de nervios y ansiedad.

Prueban ellas y ellos y prueban con nosotros

Con los y las adolescentes, siempre habrá momentos en lo que nos pondrán a prueba a los padres, madres o tutores, donde viviremos situaciones que muy fácilmente nos pueden llevar al desbordamiento. Ante estas situaciones, debemos de recordar y tener muy claro nuestro papel de cuidadores, referentes y sobre todo nuestra figura de autoridad. Al dejar de ser niños o niñas, ellas y ellos comienzan a ver el mundo desde una perspectiva diferentes, sumando esto a sus cambios físicos y emocionales, hacen que sus reacciones y sus respuestas, a veces nos sobrepasen.

Debemos tener claro en todo momento, que estas reacciones no las tienen porque quieran cuestionar o molestarnos, no siempre es una cosa personal. Ellas y ellos se encuentran en un torrente de subidas y bajadas de ánimo, que les hace vivir las situaciones como si fueran los únicos en el mundo que están pasando por estos estados de oscilaciones emocionales. Y el lugar de confianza donde se permiten mostrarlo, es en el entorno familiar. A los padres, madres o tutores, nos corresponde poner límites, hacer respetar las normes y en algunos casos, conviene buscar ayuda profesional.

Tenemos que considerar sus cambios, verlos como personas adultas que necesitan guía y orientación, aunque ellos y ellas piensen o manifiesten que lo saben todo y que no necesitan ayuda. Debemos integrar que sus cambios deben ir acompañados de una evolución de parte nuestra, en la forma de relacionarnos.

Desde el amor que sentimos por nuestros hijos e hijas, podemos observarles, apreciando sus características y cualidades personales. Y en momentos de tensión, ser dialogantes, pero también poner límites y ejercer nuestro papel con autoridad y Seguridad.

La adolescencia de nuestros hijos, puede ser un período donde experimentamos, en algunos momentos, el desbordamiento por diferentes situaciones. Pero también puede ser un período de aprendizaje muy enriquecedor para todos los miembros de la familia.

El desbordament

A vegades escoltem parlar als pares i mares i ens manifesten la seva frustració a la relació amb els fills adolescents; “es que no em fa cas”, “es que es tremendo”, “ja no sé què fer”, “quan parlo amb ell passa de mi i em deixa amb la paraula a la boca”…Pares, mares o tutors experimenten en moltes ocasions una sensació de frustració i desbordament.producte de no aconseguir respostes satisfactòries a les seves demandes.

Però, qué es la sensació de desbordament?

La sensació de desbordament la experimentem els pares i mares quan la relació amb els adolescents es torna tensa, quan no aconseguim mantenir una conversa sense caure en discusions, vivim confrontacions, quan ens preocupem per si tot el que desitgem per a la seva vida  no arriba on ens agradaria. És quan estem sobrepassats, ens sentim frustrats, amb  mal de caps que no sabem com resoldre i a més a més tenim judicis sobre nosaltres mateixos.

Les situacions, que ens porta a aquest estat de desbordament, estan provocades pels mals entesos amb els nostres fills, per que  no aconseguim que s’impliquin a les tasques mínimes a casa, pel mal ús de les noves tecnologies i les xarxes socials, per l’ enamorament amb els amics, per les faltes al cole,  per les proves que fan a fora amb substàncies, per  la confusió de la llibertat amb el llibertinatge…  Situacions que ens porten a sentir-nos entre l’espasa i la paret, a sentir impotencia i a experimentar fins i tot estats de nervis i ansietat.

Proven ells i elles i ens proven a nosaltres

Amb els adolescents sempre hi haurà moments que ens posaran a prova als pares i mares, i viurem situacions que molt fàcilment ens desbordaran. Davant d’aquestes situacions hem de recordar i tenir molt clar el nostre paper de cuidadors, referents i sobretot la nostra figura d’autoritat. Al deixar de ser nens o nenes, ells i elles comencen a veure el mon desde una perspectiva diferent, això sumat als seus canvis físics i emocionals  fa les seves reaccions i les seves respostes a vegades ens sobrepassin.

Hem de tenir en compte que no és una cosa personal, que ells i elles es troben en un torrent de pujades i baixades que els  fa veure les coses com si fossin els únics al mon que estan passant per aquest estat de oscil·lacions emocionals. I el lloc de confiança on es deixen anar, és al entorn familiars. A nosaltres ens correspon posar els límits, fer respectar les normes i en casos extrems, buscar ajuda de professionals.

Hem de considerar els seus canvis, veure’ls com a persones adultes que necessiten guía i orientació, encara  que ells i elles es pensin que ho saben tot i no necessiten ajuda. Hem d’acceptar que els seus canvis han d’anar acompanyat d’una evolució per part nostre.

Desde el amor que sentim per els nostres fills podem observar-los, apreciant les seves característiques personals i les seves qualitats. I en moments de tensió  ser dialogants i també posar límits i exercir el nostre paper amb autoritat i seguretat.

L’adolescència dels nostres fills i filles  pot ser un període on ens sentim desbordats per les situacions, però també pot ser un període d’aprenentatges molt enriquidors per a tots els membres de la familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close